Góngora, el vuelo audaz del poeta