«Formare con parole»: l’“institutio” del moderno gentiluomo