Tradición impresa y contaminación: La Celestina