La novela corta y el cine: ¿Un formato ideal?