El género como herramienta para pensar el trabajo: algunas observaciones sobre el caso italiano