«Espíritus cesados». El extraño caso de Aius Locutius